miércoles, noviembre 01, 2006

The Spaghetti Incident

Pascal Lamy parece ser el único que no acepta la muerte de Doha. El resto del mundo se prepara con mayor o menor entusiasmo para una proliferación de acuerdos bilaterales, el famoso spaghetti bowl que mencionamos de tanto en tanto.

Preocupa la tranquilidad de nuestros negociadores respecto a este escenario. Nadie está planteando qué estrategia de inserción internacional piensa desplegar la Argentina.

Vale la pena leer el artículo "El Rompecabezas Comercial de Sudamérica" para entender un poco más del berenjenal en el que estamos metidos. Mientras Asia le vende al mundo que la globalización tiene rasgos orientales -una mezcla de realidad y buen marketing- el sur de América no le encuentra la vuelta.

2 comentarios:

Abuelo Económico dijo...

la gran pregunta, no? qué pasará por la cabeza de nuestros negociadores...

Buen link chileno.

Enrique dijo...

Sí, y si ampliamos la lente, ¿qué pasa por la cabeza de todos los que tienen algo que ganar o perder en el juego internacional? ¿por qué no hay debate nacional sobre estas cuestiones? ¿por qué nuestros mega empresarios están tan callados? ¿por qué las universidades no parecen calentarse por estas cuestiones?