domingo, mayo 06, 2007

Tunick sigue desnudando y yo nostalgio


Spencer Tunick sigue girando por el mundo desnudando multitudes con su cámara. Esta mañana una pila de gente (18.000 dice Reuters y 7000 más pudorosamente La Nación).

En 2002 fuimos apenas 500 los que enfrentamos el frío pavimento de la 9 de Julio para correr alegremente con nuestras humanidades al viento. Estabamos hasta el cogote en el fango de nuestra mega crisis y la llegada de Tunick nos conectaba de una manera frívola a todo lo que estaba pasando ahí afuera con la globalizada juventud.

Yo decidí subirme entre copa y copa de una fiesta el sábado a la noche y hacia allá partimos, de madrugada y dormidos, siguiendo las instrucciones de un señor de megáfono que nos ordenó dejar nuestras ropas apiladas y correr hacia el asfalto. El pudor se trocó en euforia y a la mierda con las preguntas sobre si eso era arte o un gran curro voyourista del canadiense. ¿Cuándo iba a volver a tener la oportunidad de correr desnudo con cientos de personas por mi ciudad?

Al día siguiente La Nación me escrachó en letras de molde y tuve una semana de lo más movida, planteos incluidos de mi jefe de entonces. ¡Por suerte la Ciudad había aprobado el espectáculo, por lo que no me cabían sanciones!

Domingo 7 de abril de 2002

La propuesta de un artista norteamericano

El Obelisco, escenario de un arte nudista

Cuando Miguel Pironalli, de 72 años, se levantó ayer con los primeros rayos de sol para llevar leche y comida a los gatitos que tiene en su departamento de Avenida de Mayo y 9 de Julio, no imaginó ni por asomo lo que encontraría al arrimarse al balcón: 450 cuerpos desnudos acurrucados contra la entrada.

"Fue muy lindo. Las pieles parecían maquilladas, tomaban un tono especial unidas en esa luz temprana. Yo creo que es arte", confesó a LA NACION, sin inmutarse, aun cuando algunos de los modelos le gritaban que bajara y fuera a posar también.

(...)

"Yo tenía miedo de que termináramos aplastados unos arriba de los otros, pero, con tanta gente desnuda cerca, me sentí más seguro frente a los vestidos que miraban. Lo raro parecía tener ropa: ellos eran los E.T.", dijo Enrique Avogadro, de 25 años y funcionario de la sección de Comercio Exterior del gobierno porteño, que calificó la experiencia de "liberadora".
PS: Ciudadanos lo cuenta en directo.

PS2: Ciberescrituras también lo levanta.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Henry querido, siempre fuiste un visionario...ya desde esa epoca, lo qeu pasa es que muchos de nosotros por nuestras estructuras/barreras mentales no te comprendiamos...

te quiero

un abrazo

Nacho AC

Enrique dijo...

nachito, cada tanto hay que largarse y ver qué onda... aunque hay poco de visionario en mi corrida con las bolas al viento por la 9 de julio!!

Juliana dijo...

Vaya, tu foto es mejor que la que yo publiqué! La verdad es que a mi me ha emocionado mucho. Quiero mucho a Mëxico y esto me pareció importante.

Un abrazo

Jp dijo...

Henry no sabía de tu desnudo jaaa, un grande !!!!
Sin duda es una aneda que vas a poder contar a tus nietos, chicos su abuelo se paseo en pelotas por la 9 de julio pero no lo hagan eeee o si jaaaa

Abrazo grande, sos un genio
Pelu