miércoles, enero 10, 2007

Chile y la falacia del libre comercio

Chile avanza en la firma de acuerdos de libre comercio como si alguien lo estuviera corriendo a punta de pistola. De todos modos, el mantra del libre comercio sufre regularmente algunas modificaciones, como puede comprobarse en esta nota:

Chile aumentó a 33% el impuesto a la harina de trigo argentina
Gas, leche, harina de trigo… las relaciones comerciales entre Argentina y Chile tienen olor a constante arbitraje. Mientras hoy se supo que el Gobierno de Buenos Aires hizo formal su reclamo a la Organización Mundial del Comercio (OMC) por las salvaguardas del 23% para los productos lácteos provenientes de ese país, la Administración de Michelle Bachelet siguió adelante con su plan para favorecer al sector agropecuario con otra medida que vuelve a sumir las relaciones comerciales en otro conflicto.
(...)

Esta otra nota contrasta violentamente con la anterior (¡me lo imagino al Ministro de Agricultura recibiendo a los abrazos a los importadores de harina!) pero una lectura detallada pone en perspectiva el anuncio:

Ministro de Agricultura da la bienvenida a primeras frutas chinas

(...)
Además de las manzanas está autorizado el ingreso a Chile de litchis, longans, peras fragantes (Pyrus sp. nr. communis) y peras genéricas (Pyrus spp) provenientes de la República Popular China. Este ingreso de fruta china no representa una competencia para la producción nacional, debido entre otros aspectos, al tema estacional, ya que se venderán en fechas diferentes y porque son volúmenes minoritarios al lado del consumo local.

2 comentarios:

Mariano T. dijo...

Todo producto final, que use como insumo a otro gravado con retenciones es un producto subsidiado.
Si el insumo en cuestión(energía, maíz, trigo, soja, etc) es un insumo clave, deja descolocado al productor local extranjero que no compite en igualdad de consiciones.
Creo que le habían sacado las retenciones a la harina, y encima por el efecto Moreno estan comprando trigo al 60% de lo que compran los molinos chilenos.
En este caso tienen toda la razón, y el mismo criterio se puede aplicar a los pollos.

Enrique dijo...

No entiendo...

Si le cargamos retenciones a la harina que se exporta la estamos encareciendo para los compradores extranjeros. En lugar de subsidiarla estamos castigando la exportación...

Y aún así estamos exportando tan eficientemente como para provocar la defensa chilena.