domingo, abril 15, 2007

Un viaje


Había prometido algunas palabras sobre la escapada de Semana Santa y aquí vamos. Siete días de rutas argentinas, alucinados parques nacionales, la libertad intoxicante de no saber dónde dormir, la ficción de una vida nómade. Estuve en San Luis y San Juan, pasando por Sierra de las Quijadas, Ichigualasto, Talampaya (en La Rioja) y un final apoteósico en Pismanta, cerca de Rodeo y contra la Cordillera de los Andes.

El "otro país", como canta Mercedes Sosa, está bien, henchido de oportunidades. Dediqué mis días a entrevistar informal e insoportablemente a la gente que nos cruzábamos, indagando sobre todo por su relación con el turismo, con los dos o tres gringos que empiezan a verse, con los circuitos turísticos que comienzan a dibujarse sobre el mapa. Mientras tanto, leía números atrasados de El Federal y no podía más que alegrarme de los múltiples frutos de nuestra tierra y del ingenio del hombre para hacerla parir.

Adrede, ofrezco una mirada naif. Está claro que los males que aquejan a nuestra patria (desde los desastres naturales hasta las recurrentes corruptelas) están distribuidos más o menos equitativamente. De todos modos, hace bien escaparse de esta ciudad de la furia de tanto en tanto, para conectarse con esas raíces que tan problemáticamente nos definen como argentinos.

PD: De yapa, un video de Salchi, nuestro habilidoso amigo sanjuanino.



5 comentarios:

Jp dijo...

Buena onda Henry, tengo ganas de recorrer esas latitudes, viajaste solo o acompañado??

Abrazo

Enrique dijo...

En patota, con un grupo de amigos de mi ex maestría. Acá tenés más fotos

Enrique dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Matias dijo...

Enrique, q lindo viaje.

Algun dia de estos cuando sea rico y sabio, me voy a compar una casita sobre la plaza de algun pueblo perdido en la argentina para pasar mis dias en la vereda tomando mate y comentando con los vecinos las novedades del pueblo.

Enrique dijo...

Yo no creo que llegue a rico... y muchos menos a sabio! Pero caeré cada tanto a visitar y chusmear con tus vecinos. Tengo varios pueblos relevados.