miércoles, marzo 11, 2009

Cucu y la lectura


Washington Cucurto en la Revista C de hace un par de domingos:

Comer, mirar tele y leer. La lectura no es un acto solitario, de concentración y sufrimiento borgeano, ni de eruditidismo pelotudo. Leer no es un acto inútil. ¡No señores, un lector es un trabajador, leer es un acto revolucionario, es un acto de transformación social! Tenemos que terminar con la idea del lector inútil y nerd que lee solo, escondido, con grandes gafas, solo para sí. Leer es relacionarse con las personas. Nunca leas para vos, querido lector, leé para contarle a los demás, para compartir un suceso, para trabajar mejor cada día. Un lector es un trabajador, leer es un acto revolucionario, como tomar mate o rayar una zanahoria. Un lector es un ser comprometido, sensible y sensato sujeto con las cosas que suceden.


Está buena la idea de la lectura como acto revolucionario, más allá de las pilas de libros burguesas y bien alimentadas que crecen en casa como hongos. Deberíamos tener un Ministerio de Lectura o algo así que se ocupara de contagiar masivamente el amor por la letra impresa. De las escasos recuerdos de mi infancia que atraviesan la barrera del olvido hay una imágen nítida de mi viejo leyéndonos a mi hermano y a mi un libro de cuentos. Vaya uno a saber cuánto influyeron esas lecturas y los volúmenes que también se apilaban en casa de mis padres en esto que soy al once de marzo de 2009 y tantos, pero no se me ocurre mejor regalo que la transferencia de ese romance de padres a hijos.

Mientras tanto, para todos aquellos con ganas de rocanrolear, el 21 de marzo habrá una nueva oportunidad para dejar en libertad a sus bibliotecas.

2 comentarios:

Farolera dijo...

Bueno, no sé bien qué comentar, pero es imposible no tropezar ante esta redada de guiños, flaneur. Penal!

Ahora, qué linda idea la del Ministerio de Lectura!!! Que viva la Revolución!

Julián Rodriguez Orihuela dijo...

Ministro de lectura... otro título más para Avogadro...