miércoles, febrero 18, 2009

En el tumulto de los husares de momo


Página 12 entrevista a varios de los personajes del carnaval uruguayo y dan ganas de escaparse a Montevideo para meterse medio y medio hasta las orejas y salir de gira por los tablados:

(...)

Pedro nació en Melo, en la frontera con Brasil. Se inició cantando spirituals y lamentos en portugués. De la música religiosa pasó al género romántico, en una carrera que lo paseó sin pudores por hoteles de cinco estrellas y por whiskerías perdidas de la Patagonia. Hasta que en 2000 debutó como artista carnavalero. En contraste, el derrotero de Cheché es muy diferente. “Nací adentro de un tambor –metaforiza–. Si preguntaban ‘quién sabe cantar’, yo levantaba la mano, aunque todavía estuviera en la cuna. De adolescente, me marcó haber sido vecino del gran Eduardo Mateo, un ‘oreja de repollo’ que componía –te lo juro– hasta cuando estaba sentado en el inodoro.”

Es imposible transcribir la retahíla de nombres y genealogías que intercambian los dos Pedro y Cheché cuando entran en confianza. Es un universo ajeno y fascinante, con anecdotarios que no tienen freno posible. Los amigos continúan enumerando, soltando estribillos roncos y tomando mate hasta que se pierde noción del tiempo y sus facetas. “¿Que dónde está realmente el carnaval? –resumen al final, señalándose a ellos mismos con sus cuatro manos enormes–. Está acá adentro. Los que cantan son nuestros ancestros.”

(¡Y qué programón el recital de Jaime del sábado en Costanera!)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me quiero morirrrrrrrrr, te acordás del mercado central???? !!! y nosotros aca en buenos aires !!!!
Luchi B

Enrique dijo...

¿cómo olvidarlo?!!
http://www.facebook.com/photo.php?pid=453335&op=5&o=global&view=global&subj=665843732&id=693348190