miércoles, marzo 12, 2008

Y si amanece por fin...



A pesar de los pronósticos agoreros que subestiman el desarrollo exportador de los últimos años, parece que finalmente estamos doblando la cuesta:

Exportaciones: recién ahora aumentan por "cantidades"

Un dato llamó la atención (para bien) entre los analistas que siguen la macroeconomía en los últimos días: el aumento de las exportaciones argentinas comenzó a explicarse por "cantidades", y no principalmente por "precios", como ocurría hasta ahora. El debate gira en torno a si esta tendencia, que se detectó a fines de 2007 y se vio en forma muy notoria en enero, seguirá o si se trató de un hecho aislado.

No hay que menospreciar el efecto aprendizaje de este proceso y el rol que juega la experiencia de los exportadores, como puede verse en el interesante informe Supporting the Internationalisation of SMEs:

This international orientation is a consequence of the professional experience of the owner/manager and the industry/sector to which the SME belong. In both cases again the level of international exposure plays a key role. This central role of the entrepreneur and his personal networks is even more important in the case of “born globals”.

As we can see from the previous paragraph, exposure to internationalisation, either because the sector is particularly exposed or because of the personal and professional experience of the owner/manager, are the main drivers to internationalisation. This somehow makes internationalisation a “closed loop” where previous experience is the best guarantee to “future appetite”: internationalisation breeds internationalisation.


Ergo, a mirar el vaso medio lleno que quizás estamos aprendiendo mientras caminamos (¿cuál es la traducción de learning by doing?).

2 comentarios:

Elemaco dijo...

Igual precios y cantidades no son independientes, la curva de oferta es positiva...

¿Y si las cantidades subieron porque subieron los precios?

Enrique dijo...

Quizás... lo interesante es que exportamos más en un contexto de auge del mercado interno y supuesta saturación de la capacidad instalada. Ergo, alguien invirtiendo o mejorando procesos.