viernes, noviembre 12, 2010

Unos días en Recife (2)




El "tiempo viaje" es siempre un poco extraño, como si a uno le dieran de golpe más vidas en el videojuego. De pronto es posible caminar a la deriva, leer en una plaza, tirarse de cabeza en un debate académico, atajar todos los penales que llegan desde Buenos Aires (¡gloria o muerte al ubicuo Blackberry!) y aceptar de buena gana el trato encantador de los anfitriones. Los días transcurrieron con cierta lentitud nordestina hasta que no hubo tiempo para nada más.


La Asamblea Legislativa "custiodiada" por las moles de cemento


Recife provoca sentimientos encontrados que aún no me atrevo a dilucidar. El Brasil encantador y caricaturesco que explota en los calores del trópico se enfrenta al caos de una ciudad que parece haber perdido la brújula hace mucho tiempo. ¿Cómo explicar tanto cemento? Recife es la capital más antigua de Brasil y tiene una frondosa historia vinculada a portugueses y holandeses y, desde sus inicios, un vínculo muy fuerte con su condición de puerto. Más tarde la industria pesada y las migraciones del sertón (Pernambuco es uno de los estados más pobres de Brasil) le dieron su impronta actual a la metrópolis. La ciudad aparece entonces como una sucesión de placas tectónicas y lamentablemente pensada exclusivamente para los automóviles. Pero se notan los esfuerzos de los gobiernos recientes por humanizar a Recife y ojalá lo hagan aprovechando la energía descomunal de su gente.






Frederico Duarte, panelista portugués invitado a Revela Design, dio un workshop muy interesante titulado O Recife não é só praia que dejó pensando a más de uno. Entre los muchos conceptos provocadores que puso sobre la mesa presentó el caso del proyecto "ex-list", impulsado hace unos años por, George Ferguson, Presidente del Royal Institute of British Architects (RIBA). Ferguson generó una gran polémica en Inglaterra proponiendo armar una lista de edificios a ser demolidos debido a su fealdad manifiesta. El proyecto nunca se llevó a cabo pero dejó abierto un debate que bien podría replicarse en muchas otras ciudades.



El workshop de Frederico Duarte



Fue muy valiosa también la presentación de la paulista Ana Cândida Zanesco, fundadora de Ecotece, y emparentada con algunas acciones que venimos desarrollando en Buenos Aires desde el CMD. Cierro el post con un par de imágenes más de esta ciudad a la que con certeza estaré volviendo más de una vez.








2 comentarios:

Liou dijo...

Interesante...

meme guaia dijo...

Qué buen viaje,
saludos