lunes, agosto 31, 2009

La cena está lista


A través de CEOs for Cities llegué a esta linda nota sobre el auge de la comida callejera en Portland, Oregon:

Mobile street food carts have found a receptive audience in the city where the offerings “have been elevated from pedestrian fare to destination dining. Sure, it's fast food, but without the corporate bondage and universal homogeneity. Ethnic ingredients, handcrafted dishes, locally sourced fruits and vegetables-today's carts serve the best from around the world and around the corner, made right before your eyes.”

There are currently more than 170 of these micro-businesses in the city and counting. Their proliferation, as the article notes, is significantly helped by the fact that the city makes it relatively easy to set one up. Some carts even feature patios and tables.


La calidad de vida de las ciudades está dada, en gran medida, por la capacidad de la ciudadanía de establecer espacios de encuentro e interacción comunitaria en el tejido urbano. Portland demuestra que se pueden abrir las calles a comedores semi ambulantes respetando las condiciones necesarias de higiene y seguridad. El resto es producto del emprendedorismo, el entusiasmo y la imaginación de los comerciantes, que buscan innovar con alternativas gastronómicas originales. Buenos Aires debería seguir ese camino.

3 comentarios:

cucho dijo...

está buenísimo, y sería increíble que se puediera hacer algo de eso acá (en lima hay unos bolichones callejeros increíbles!)
¿pero en que medida se pueden dar esos cambios desde lo micro?
¿no te parecen que responde mas a variables macro?
(nivel de ingresos promedio - valor de los alimentos sobre ingresos - posibilidad de control estatal en vía pública -etc)

incluso, quizas algunos movimientos se dan más a través del no control gubernamental!
(con el riesgo que eso conlleva, claro)

no lo tengo claro! ni ahi!

Eco Veo dijo...

buenos aires tiene todo para que estas cosas pasen, a la gente le encanta estar en la calle y relacionarse con otra gente

yo creo que lo primero que habría que hacer es un grupo que se encargue de desarrollar estas ideas: algo así como una fábrica de movimientos

Yo estaría más que contento de participar de una, porqué no empezás por liderar algo así?

Enrique Avogadro dijo...

¡Me gusta la idea de "fabrica de movimientos"! Vamos a empezar con este tema. Intentaré averiguar quién lo puede empujar desde el Gobierno y aviso. Gracias por las pilas. Abz.