domingo, enero 22, 2012

Lecturas estivales

(Foto tomada de acá)

El año tiene que empezar de una buena vez para este humilde blog. Para que no nos gane el estrés voy a dedicar una o dos entradas a comentar lecturas recientes, lo que nos dará tiempo para ir desempolvando otros temas para el futuro.


Aproveché las vacaciones en Colombia para darme un buen baño de ensayos y buena literatura. Empecé el viaje leyendo "Colombia. Una nación a pesar de sí misma", del historiador estadounidense David Bushnell. Es un excelente resumen de la convulsionada historia colombiana, aunque un poco insulso en su afán por abarcarlo todo en pocas páginas. Colombia tiene una historia tan caótica como el resto de los países de la región, con algunos rasgos propios (sin dictaduras pero adictos a la violencia en todas sus formas, con partidos políticos hegemónicos, una diversidad geográfica apabullante y una enorme riqueza cultural y, aún hoy, casi 60 por ciento de la población en situación de pobreza).




Cuentos de fútbol, la mayoría de autores colombianos, en un libro para leer de un tirón. "El fútbol se lee" es parte de la colección Libro al Viento, una campaña de promoción de la lectura de la Alcaldía de Bogotá. Los libros se editan en tiradas de entre 25.000 y 100.000 ejemplares y se distribuyen en el espacio público, privilegiando sitios no convencionales. Cierra, infaltable, Fontanarrosa con su clásico "Memorias de un wing derecho".





"Veneno de Tarántula" llegó hace tiempo en el envío mensual de Sur de Babel. Ya había leído del mismo autor "Tostadas de Jabón y otros cuentos" y volví a quedar prendado de su literatura seca y elegante. Esta novela corta me recordó, salvando las distancias, a "Tender is the night" de F. Scott Fitzgerald. Vale la pena.







Sin ser especialista en el tema me atrevo a afirmar que la crónica es un género que le queda muy bien a la realidad colombiana (escribir en el pizarrón cien veces "no debo mencionar al realismo mágico"). La revista SOHO, además de presentar todos los meses a las mujeres más bonitas del país, reserva una buena cantidad de páginas a las mejores plumas del género. "La eterna parranda" es una recopilación de artículos de uno de sus mayores exponentes: Alberto Salcedo Ramos. Fútbol, boxeo, vallenato y violencia con el cronista bien al frente.





Descubrí a Malcolm Gladwell en "Outliers", un libro provocador y divertido que representa un aporte fundamental a la ética (¡mi ética, al menos!) del trabajo basado en el esfuerzo. Aprovechando sus económicas ediciones en paperback compré varios de sus libros anteriores y no decepcionó. "The Tipping Point" es de 2000 y hoy algunas de sus días suenan algo redundantes, pero su tesis fundamental sigue siendo relevante y útil para pensar la realidad.






"Tanto Bogotá" de Fernando Quiroz, escrito en tono de aguafuertes, le hace honor a la bella fealdad de una ciudad que muestra su cara más interesante a quienes se atreven a vivirla y caminarla sin prejuicios y con cierta indulgencia (como casi todas nuestras metrópolis). Se lee rápido y bien, en una buseta o en el transmilenio, y tiene el alegre caos y las contradicciones de un paseo de punta a punta por la Carrera 7ma.

2 comentarios:

Francisco dijo...

Malcom Gladwell es un ensayista genial. Esto porque tiene talento para contar historias.

Si te gusta, nada mejor que leerlo en dosis pequeñas en los artículos que escribió para el New Yorker.

http://www.gladwell.com/archive.html

Enrique Avogadro dijo...

Coincido. Gracias por el link!